Skip to main content
La frase que me cambió la vida

La frase que me cambió la vida

Por qué me gusta esta frase y qué significa para mí

Nunca olvidaré el 18 de octubre de 2018. Aún no lo sabía pero ese día comenzó una nueva historia que supondría un antes y después en mi vida.

De esos momentos que te marcan, que crees que son una mi…da y que deseas que pasen rápido y que todo vuelva a la normalidad.

Fue un punto de inflexión doloroso del que nunca creerías que podrías sacar nada bueno.

Pero supuso el principio del fin de la rueda corporativa y el inicio de una aventura emprendedora. Tardó un año en llegar pero entonces todo cobro sentido.

Me encontré con esta frase  después de un gran palo laboral:

“Recuerda que a veces no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte”

Dalai Lama

Recibí este “mensaje del universo” (Cómo dice en la foto, la puedes ver más abajo) el 18 de octubre de 2018 navegaba por Linkedin después de haber recibido la noticia BOMBA de que no había sido seleccionada para un puesto  que creía que estaba hecho a mi medida.

Te puedes imaginar cómo me sentí…  pues sí, hecha polvo.  Había hecho una serie de entrevistas en las que había ido avanzando y habíamos quedado únicamente dos finalistas.

Era un puesto para el que creía que estaba muy capacitada , consideraba que era el salto definitivo que mi carrera necesitaba para una empresa que además me gustaba mucho. Incluso iba dando un paseo desde mi casa… ¡imagínate todo como muy ideal!

Cuando me comunicaron la noticia sentí como si el mundo se me cayera encima. Me preguntaba ¿cómo iba a encontrar otra oportunidad mejor?

Se me había escapado entre los dedos y me sentía fatal.  Creía que era el trabajo perfecto para mí y la posibilidad se había esfumado.

Me quedé todo el día en casa sin ganas de hablar con nadie, reponiéndome como si estuviera de resaca. Me dolía todo el cuerpo, de la tensión de la noticia, y de lo único que tenía ganas era de meterme en la cama, dormir y despertar de esta pesadilla al día siguiente como si nada hubiera ocurrido.

¿Ya sabes lo que pasó al día siguiente, verdad?

Sí exacto, me desperté y nada había cambiado.

No era algo que pudiera superar en tan solo unas horas así que tocaba gestionarlo lo mejor posible dentro de mi bajo estado de ánimo.

Me metí en Linkedin, la red que siempre me ha ayudado a encontrar trabajo, a ver si veía alguna oferta interesante. Después de navegar durante un rato me encontré con esta imagen.


Era una publicación en la que tenías que darle al Play y salía una captura de muchísimas citas que iban a una velocidad muy rápida para poder ver qué cita era la que el universo tenía para ti tenías que hacer un «screenshot» de la pantalla. Y me salió esta:

 “Recuerda que a veces no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte”

Lo primero que pensé fue: Sí claro… quieres decir que el día de mañana recordaré este momento en el que me siento hecha unos zorros como algo que ha sido un maravilloso golpe de suerte.

¿Me estás tomando el pelo?

Aunque por otro lado me picó la curiosidad y decidí quedarme con la foto que había sacado para ver con el tiempo si le daba la razón aunque lo veía bastante difícil.

Aproveché ese tiempo para  formarme, y así fue como llegué a Barcelona Activa donde me encontré con que se organizaban círculos de emprendedores.

Y, casi sin esperarlo, una chispa se encendió en mí cuando, al dar feedback sobre ideas de negocio de otros emprendedores, mis compañeros me dijeron:

“Núria, tienes que ser mentora de emprendedores y ayudar a otras personas a hacer realidad sus proyectos”.

Decidí explorar esa opción sin pretensiones simplemente por probar.

Empecé a ser mentora de dos emprendedoras y me dí cuenta que aquello me hacía sentir viva . Ver la ilusión que tenían con sus proyectos me llenaba de felicidad y sentía que de alguna manera contribuía a que su negocio fuera una realidad.

Se abrió una gran ventana ante mi.

Hasta entonces creía que mi experiencia sólo servía para grandes empresas y el poder aplicarlo a  emprendedoras fue un cambio de paradigma bestial.

Empecé a leer, a formarme y a trabajar con estas personas como mentora.

Fue el inicio de una nueva aventura.

De una nueva VIDA.

Me alegro de haber conservado esta foto porque me recuerda que esta cita es muy potente y yo misma la he experimentado en mis huesos.

Gracias a perderme aquella oportunidad llegó un regalo que me permitió descubrir habilidades y talentos ocultos y fue el inicio de mi camino como emprendedora.

Y de eso trata reinventarse.

De desaprender todo lo que hemos aprendido hasta ahora y volver a aprender sin las gafas del juicio, de las creencias y de los condicionamientos.

De abrirse al mundo que está ahí fuera que nos ofrece muchas posibilidades. Y que como estamos siempre en nuestra zona de “comodidad” no sabemos ver por nosotras mismas.

Espero que te haya podido inspirar esta cita para creer más en tu potencial y en qué otra forma de vida es posible.

Sé que ya lo sabes dentro de ti pero estamos tan desconectadas de nuestra intuición que nos cuesta muchas veces ver la luz en otros paisajes.

Núria Martínez

Núria Martínez

Sueño con un mundo en el que todas las mujeres nos sentimos realizadas porque trabajamos desde nuestra Pasión. Por eso mi misión es ayudarte a emprender ese proyecto alineado a quién tú eres, tus talentos y tus valores. Aunque no tengas claridad por dónde empezar, de hecho eso es de lo más normal :)

Deja una respuesta

TEST GRATUITO PARA SENTAR LA BASE DE LOS VALORES EN TU EMPRENDIMIENTO Y EMPRENDER UN PROYECTO QUE TE LLENE

Te has registrado correctamente! Confirma tu e-mail en tu bandeja de entrada para poder recibir el Test.